Tizatlán, Tecoaque y Ocoteluco en Tlaxcala

Las Zonas Arqueológicas de Tizatlán, Tecoaque y Ocoteluco en Tlaxcala

Tizatlán:

Tizatlán fue fundado por Teochichimecas hacia el siglo XIII, fue aquí donde en 1519 se pactó la alianza entre españoles y tlaxcaltecas, la cual desencadenaría la caída del Imperio Mexica. Las paredes del altar están decoradas con grecas, plumas, cráneos, manos y coloridas mariposas, al igual que las de Ocotelulco, los murales semejan el estilo del Códice Borgia, cuyo origen se considera mixteco.

Museo de Sitio.-

Se aprecian objetos rescatados como: figurillas de Tlaloc de uso ritual, una colección de cerámica, planos del basamento, reproducciones de los murales y altares del Palacio de Xicohténcatl el “Huehue” (viejo).

Horarios.-

  • Martes a Domingo         9:00 a 17:00 hrs.
  • Entrada General:           $ 35.00
  • Excepto Maestros, Estudiantes e INAPAM
  • Entrada Gratuita:           Domingos y días festivos
  • Derecho de video:        $ 45.00

 

 

Zona Arqueológica de Tecoaque.-

Tecoaque “Lugar de las Serpientes de Piedra”, se ubica muy cerca de Calpulalpan, en 1993 aquí tuvo lugar el hallazgo de cráneos y restos óseos de caballos de raza árabe, además de una extremidad que se atribuye a un mono, las características de los cráneos, así como sus perforaciones indican que ésta fue la morada del valiente pueblo de Zúltepec. Entre los vestigios que hoy se aprecian destaca una pirámide circular dedicada a Ehécatl, dentro de un centro ceremonial quizá dedicado a Quetzalcoatl.

Horarios.-

  • Martes a Domingo         9:00 a 17:00 hrs.
  • Entrada General:           Gratuita
  • Excepto Maestros, Estudiantes e INAPAM
  • Entrada Gratuita domingos
  • Derecho de video:        $ 45.00

 

 

Zona Arqueológica de Ocotelulco.-

A la llegada de los españoles, Tlaxcala se dividía en señoríos, sobresaliendo cuatro: Tepeticpac, Ocotelulco, Quiahuiztlán y Tizatlán.

Ocotelulco, se localiza a sólo dos kilómetros del centro de la Ciudad de Tlaxcala. Debido al constante asedio mexica los antiguos pobladores de este sitio eligieron un cerro para asentarse y desde allí dominaban el entorno. A finales de 1990 en este lugar se realizó uno de los hallazgos más importantes: el altar polícromo en el cual se distingue un gran mascarón donde reposa Xipe-Totec, “El Desollado”, de cuya boca emerge Tezcatlipoca con nariguera de turquesa y una banda ocre bajo sus ojos.

 

 

Información e imágenes: Secretaría de Turismo del Gobierno de Tlaxcala