Exconvento de la Natividad en Tepoztlán

Exconvento de la Natividad: fe levantada al amparo del Tepozteco.

Indígenas tepoztecos construyeron este convento por iniciativa de los frailes dominicos a mediados del siglo XVI, usando piedras talladas unidas con mortero de cal, arena y aglutinantes vegetales. Dedicado a la Virgen de la Natividad, el exconvento de Tepoztlán consta de un gran atrio que ha servido de camposanto y de parque.

Arquitectura.-

La construcción parece simple, aunque el interior se caracteriza por sus hermosas decoraciones en las bóvedas y corredores que incluyen figuras geométricas y flores dedicadas a la virgen, emblemas de la orden dominica, hojas de acanto y extraños reyes con cola de peces.

Exconvento de la Natividad en Tepoztlán
Exconvento de la Natividad en Tepoztlán

En la portada (entrada principal) se aprecia a la Virgen del Rosario acompañada de santos, ángeles y querubines, así como de escudos emblemáticos y un perro con antorcha, símbolo de la presencia dominica.

Al centro del lugar hay un patio o claustro adornado con una fuente y un jardín en el que había naranjos que perfumaban el ambiente y simbolizaban la pureza.

En la planta alta del exconvento se ubican las celdas o dormitorios de los religiosos, los baños y también la biblioteca, espacio exclusivo para los frailes al que pocas veces tenía acceso la comunidad.

Reconocimientos.-

En 1993, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) crea un proyecto de restauración y en 1994 es declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Actualmente este recinto es la parroquia de la Natividad y el Museo y Centro de Documentación Histórica de Tepoztlán, inaugurado el 26 de noviembre del 2000.

Integrado por cinco salas de exhibición, el visitante puede conocer diferentes aspectos de la historia y la cultura de los pueblos que vivían en lo que actualmente es el municipio de Tepoztlán, uno de los Pueblos Mágicos del estado de Morelos.