La leyenda del Pípila de Guanajuato

El Pípila es el mote con el cual se conoce al insurgente Juan José de los Reyes Martínez, responsable, según la leyenda, de la caída de la puerta principal de la Alhóndiga de Granaditas el 28 de septiembre de 1810. (7)

La leyenda oficial de el Pípila ha sido (cierta o no), parte central e indiscutible de los relatos de los sucesos en Guanajuato en la guerra de independencia de México.

Resulta que en plena batalla por la toma de la Alhóndiga de Granaditas, donde los sitiados se defienden bien de los asaltantes, el cura Hidalgo se percata de la imperiosa necesidad de penetrar al edificio y decide solicitar voluntarios para prender fuego a la gran puerta de la Alhóndiga.

Comienza la leyenda.-

Es en este momento que en el imaginario popular nace la curiosa leyenda de este curioso personaje.  Se cuenta que un barretero, de nombre Juan José de los Reyes Martínez, se montó  a sus espaldas una gran loza de piedra con el fin de protegerse de los disparos de fusil de los sitiados y así poder acercarse a la puerta principal de la Alhóndiga de Granaditas y prenderle fuego con leña de ocote. Maniobra que, según la historia, resultó exitosa. La puerta cedió a las llamas y su destrucción permitió el ingreso al interior del edificio.

Monumento al Pípila. Vista desde el centro.
Monumento al Pípila. Vista desde el centro.

El desacuerdo en torno del Pípila.-

Algunos historiadores afirman que la existencia de Juan José de los Reyes sólo forma parte de una romántica anécdota popular que en realidad nunca sucedió. En cambio, algunos otros investigadores, nos entregan no sólo su nombre sino la razón del mote: Pípila es el nombre que se le da a la hembra del cócono, guajolote o pavo cuyos huevos tienen una apariencia manchada. Como Juan José de los Reyes Martínez tenía pecas o era “cacarizo” (cicatrices posiblemente de viruela) y por comparación con el huevo de la guajolota, se le apodó con el mismo nombre del cócono.

El 15 de enero de 1939 comenzó, por iniciativa del gobierno de Guanajuato, la construcción de un monumento que hiciera honor a la historia de Juan José de los Reyes Martínez, “El Pípila”. El encargado de la magna obra fue el escultor guanajuatense Juan Fernando Olaguibel.

Museo del Pípila
Museo del Pípila

El monumento fue labrado en cantera rosa extraída del Cerro de la Bufa (Zacatecas) con una reproducción del marco, cornisa y remate neoclásico de la famosa puerta que incendió el Pípila en la Alhóndiga de Granaditas y que hoy sirve de acceso al mirador.

La gigantesca obra fue inaugurada el 5 de febrero de 1940. Actualmente, desde su mirador, se puede apreciar toda la ciudad y valle de Guanajuato.

Cada 28 de septiembre desde 1977, el Club de Leones de Marfil entrega la estatuilla “El Pípila de Plata” como reconocimiento a algún guanajuatense distinguido.

 

Anterior: La Toma de Guanajuato.

Siguiente: Valladolid.

 

(7)