López Rayón crea la Junta de Zitácuaro

La Junta de Zitácuaro es creada por Ignacio López Rayón (25).

La Junta de Zitácuaro.-

Después de los acontecimientos de la batalla del Maguey, el jefe insurgente Ignacio López Rayón, y el jefe realista Miguel Emparán, vuelven a enfrentarse en Zitácuaro el 22 de junio de 1811. Aunque al principio de la batalla reina una gran confusión en las fuerzas rebeldes, poco a poco éstas logran mantener su posición y rechazan con éxito el embate de las fuerzas realistas.

Miguel Emparán, con la intención de pasar la noche y reagruparse, se instala en un lugar llamado la mesa de los Manzanillos. El hábil coronel no imaginó que los insurgentes no esperarían al siguiente día. Las tropas insurgentes lo sorprendieron y antes del amanecer el resultado del enfrentamiento había quedado decidido a favor de los revolucionarios.

La Junta.-

Ya instalado en Zitácuaro, López Rayón formó una junta de gobierno integrada por José María Liceaga, el sacerdote José Sixto Verduzco (como delegado de Morelos) y el propio López Rayón que se declaró como jefe máximo de la revolución con el título de “Ministro de la Nación Americana”.

La Junta de Zitácuaro, creada el 18 de agosto de 1811, comenzó a gobernar con la supuesta idea de servir y defender los sagrados intereses del legítimo rey de España: Fernando VII.

Mientras estos acontecimientos se sucedían en el centro del territorio de la Nueva España, al mismo tiempo, en el sur, otros focos de insurrección no menos importantes iban tomando forma.

Morelos.-

José Marías Morelos y Pavón comandaba las fuerzas revolucionarias del sur. El hábil cura de Carácuaro había recibido el encargo por parte de Miguel Hidalgo (21 de octubre de 1810) de insurreccionar el sur como lugarteniente del mismísimo jefe de la rebelión.

Ésta situación -entre otras más- generó algunas desavenencias entre los dos jefes ya que López Rayón, de forma similar al jefe del sur, había sido nombrado jefe de la insurrección en ausencia de Allende; ambos se sentían los legítimos herederos del mando de la revolución.

Pero también las diferencias ideológicas se hicieron patentes: Rayón insistía en la sumisión a Fernando VII y Morelos solicitaba despojar de la careta al movimiento y buscar abiertamente la independencia de la Nueva España. Ambas posturas eran irreconciliables.

Es por ello que Morelos no tomó muy en serio la integración de la Junta de Zitácuaro y mucho menos la exigencia de dirigirse a López Rayón con el rimbombante título de “majestad” y aunque en un principio su relación con la junta fue muy respetuosa, prácticamente él siguió por su cuenta con la lucha en el sur del territorio.

 

Anterior: Rayón es derrotado en la batalla del Maguey.

Siguiente: Morelos en Chilpancingo y Acapulco.

 

B