Morelos conquista Huajuapan y Orizaba.

Con la exitosa toma de las ciudades de Huajuapan y Orizaba, el futuro del movimiento independentista empieza a clarificarse (31).

En la población de Huajuapan, el jefe insurgente Valerio Trujano cumple mas de dos meses de asedio por parte de las fuerzas realistas. La situación es tan desesperada, que el jefe máximo de la revolución, José María Morelos, decide ir en auxilio de Huajuapan pese a que apenas ha logrado reunir un nuevo ejército de poco menos de 1,000 hombres.

El ataque.-

Hacia el 13 de julio de 1812, Morelos ataca exitosa y sorpresivamente la retaguardia de los realistas. Valerio Trujano, dándose cuenta de la situación, sale apresuradamente de la ciudad y también ataca a los enemigos por otro flanco. La aplastante y rápida victoria de los insurgentes libera del asedio a la ciudad de Huajuapan y, al mismo tiempo, otorga a la revolución independentista de un nuevo impulso.

Ya repuesto de los anteriores descalabros y de la conquista de Huajuapan, Morelos toma la decisión de continuar la lucha e intentar tomar la rica ciudad de Orizaba. El valor estratégico de la situación geográfica de Orizaba era inestimable. La ciudad se encuentra de camino entre el importante puerto de Veracruz y la Ciudad de México.

Poco le bastó a los insurgentes el hacerse de ésta importante plaza. La pequeña guarnición gubernamental que defendía a la ciudad, no pudo hacer frente, ni al resuelto ejército de Morelos ni al heroico ímpetu de Hermenegildo Galeana, que juntos y en menos de dos horas se alzaron con la victoria. El 28 de Octubre de 1812 Orizaba caía en manos de los insurgentes.

Siguiente destino: Oaxaca.

Ahora, José María Morelos, sabiendo que no tiene fuerzas suficientes para emprender una marcha hacia la capital de la Nueva España, prefiere dirigirse a las ciudades de Tehuacán, Oaxaca y Acapulco.

Morelos no olvidaba su fracaso con los intentos anteriores de conquista del importante puerto del Pacífico.

Anterior: La lucha independentista pierde fuerza.

Siguiente: Ciudad de Oaxaca, el ataque de Morelos.

B