Ciudad de Oaxaca, el ataque de Morelos

En la ciudad de Oaxaca y después de la exitosa toma de Huajuapan y Orizaba, el camino de la rebelión de independencia empieza a tomar rumbo (32).

Tras unos días de descanso, el ejército insurgente sale de Tehuacán con la intención de atacar a la importante y rica ciudad de Oaxaca.

José María Morelos pretende dar un gran golpe que le dé más prestigio al movimiento. Aunque en realidad se vio obligado a escapar de Cuautla, el jefe revolucionario no había sido plena y oficialmente derrotado. Felix María Calleja entró a la abandonada ciudad de Cuautla después de semanas de asedio en las que no pudo conseguir la rendición de Morelos.

Ataque.-

Así, entonces, el 25 de noviembre de 1812 las fuerzas insurgentes iniciaron el ataque a Oaxaca. Eran poco más de las once de la mañana cuando Morelos dio la orden.

Temprano en la mañana, se había solicitado la capitulación de la guarnición que defendía a la ciudad. El teniente coronel Antonio González Sarabia, comandante de la plaza, decidió resistir con sus casi dos mil hombres del ejército realista y no aceptó la rendición.

Con la importante superioridad numérica que le proporcionaba su ejército de 5,000 hombres, los insurgentes no tardaron en adueñarse de la situación. La plaza, hacia el final de la tarde de ese histórico día, casi había caído en manos de Morelos.

El punto más álgido del combate se verificó en un lugar llamado el Juego de Pelota. Sólo faltaba vencer a éste foco de resistencia para completar la ocupación de Oaxaca.

Miguel Felix Fernández (Guadalupe Victoria).-

Y es aquí, en el Juego de Pelota, donde Miguel Felix Fernández se encontró con la historia:

Tras varios intentos fallidos de atravesar un foso de agua que rodeaba la posición de los realistas, Felix Fernández, cansado de ver como sus temerosos soldados se replegaban, lanzó su espada al otro lado del foso mientras gritaba: “¡Ahí va mi espada en prenda, voy por ella!” para después arrojarse al agua y cruzar el foso con feroz nado.

Sus hombres, al atestiguar tal hazaña, reaccionaron y también se lanzaron al agua tras su valeroso jefe. El empuje exaltado de los soldados fue tan poderoso, que poco tiempo bastó para vencer a los realistas del Juego de Pelota y así conseguir la total conquista de la ciudad de Oaxaca.

Por desgracia y para no variar, la gran ciudad sufrió un considerable saqueo por parte de las descontroladas fuerzas revolucionarias.

Por otra parte, Ignacio López Rayón, entusiasmado por la gran victoria para la causa insurgente, nombró a Morelos como el cuarto integrante de Suprema Junta Nacional (Junta de Zitácuaro).

Anterior: Morelos conquista Huajuapan y Orizaba.

Siguiente: Felix María Calleja del Rey es el nuevo virrey.

 

B