Felix María Calleja del Rey es el nuevo virrey.

La toma de Oaxaca por los rebeldes acelera el nombramiento de Felix María Calleja del Rey como nuevo virrey de la Nueva España (33).

La caída de la ciudad de Oaxaca provoca la rápida ascensión al poder de Felix María Calleja del Rey. La incapacidad del virrey Venegas de contener el movimiento independentista se pone de manifiesto con los últimos acontecimientos del 25 de noviembre de 1812.

El nombramiento.-

El 4 de marzo de 1813, Felix María Calleja del Rey, Conde de Calderón, se convierte en el 60º virrey de la Nueva España. Un nombramiento obligado con dos claras consecuencias en el ánimo de los contendientes:  júbilo entre los peninsulares radicados en la colonia y preocupación para los rebeldes independentistas. Opuestos sentimientos para una misma razón. Felix María Calleja era ampliamente reconocido como el mejor y más despiadado militar que la Nueva España había dado y, posiblemente, el más hábil general en toda la historia de América.

Ahora el temido militar tendría suficientes recursos para enfrentar la guerra contra los independentistas sin el estorbo y rencores del antiguo virrey.

Este nombramiento, aunque lógico y esperado, tuvo una fuerte repercusión en el ánimo de los insurgentes. El ahora, nuevo virrey, era el jefe más temido por los rebeldes.

Calleja, el gran enemigo de los independentistas.-

No sólo la habilidad militar de Calleja era preocupante sino también su conocido carácter audaz y despiadado. Una complicada combinación que (sumada al poder que el cargo máximo en el gobierno de la Nueva España le proporcionaba), pondría en grave riesgo la culminación exitosa de la lucha por la independencia.

La sola publicación del primer bando gubernamental dejó claro que no habría acuerdo ni componenda posible. En éste, se señala -entre otras muchas cosas más – que hasta un simple gesto, un cierto tono de voz o algún comentario irónico podrían considerarse como una muestra de apoyo a los rebeldes. Cualquier simpleza sería tomada como una forma de declarar traición a la corona de España.

No obstante, ni Rayón, ni Morelos, ni los otros jefes de los insurgentes, abandonaron la lucha o bajaron la guardia.

Morelos continúa las hostilidades.-

A poco más de un mes de la ascensión al poder de Felix María Calleja, el bravo comandante insurgente, José María Morelos se presento ante la ciudad de Acapulco (6 de abril de 1813). No había olvidado que al principio de su campaña, en el sur del territorio, el importante puerto había resistido con tanto éxito que tuvo que dirigirse a conquistar otras plazas.

Anterior: Ciudad de Oaxaca, el ataque de Morelos.

Siguiente: El fuerte de San Diego en Acapulco.

 

B