El fuerte de San Diego en Acapulco.

Más de dos años habían pasado desde el primer intento de conquista del fuerte de San Diego en la ciudad de Acapulco (34).

Para abril de 1813, José María Morelos, había comprendido la necesidad del ataque a la ciudad de Acapulco y en especial al fuerte de San Diego. Tres importantes razones lo empujaban a emprender la marcha sobre el codiciado puerto: La primera era la humillación sufrida por el fracaso del primer intento de conquista de principios de 1811. La segunda era conseguir el dominio sobre el eje Veracruz – Acapulco que, además de dividir la zona de conflicto, lograría la posibilidad de tomar la capital.  La tercera era el reciente nombramiento de Felix María Calleja como nuevo virrey de la Nueva España. El nuevo virrey era un enemigo muy peligroso que pondría a la rebelión contra la pared.

El 6 de abril de 1813 las fuerzas de Morelos se presentaron frente a la ciudad de Acapulco.

El Fuerte de San Diego*.-

Interior del Fuerte de San Diego
Interior del Fuerte de San Diego

Tras 6 días de operaciones, la ciudad cayó en manos de los independentistas y sólo faltaba la rendición del bien defendido fuerte San Diego. Este importante fuerte, con una guarnición de 300 hombres y poco más de 80 cañones, era comandado por el valiente coronel Pedro Antonio Vélez. 

Pese al duro y constante asedio de dos meses al que fue sometido el fuerte, el ejército insurgente no podía siquiera acercarse por el nutrido fuego de artillería con el que la fortificación se defendía. En realidad el fuerte de San Diego se encontraba aislado del resto de la ciudad y sólo era abastecido por algunos barcos españoles. Estos desembarcaban víveres y municiones en una pequeña isla cercana: La Roqueta.

Maqueta del Fuerte de San Diego
Maqueta del Fuerte de San Diego

Después de una rápida operación nocturna, los hombres de Morelos tomaron la isla y dejaron al fuerte sin posibilidad alguna de abastecimiento. Poco tiempo bastó para que el hambre, la sed y falta de pertrechos volvieran inútil la defensa de San Diego.

La rendición.-

El 20 de agosto de 1813 el coronel Pedro Vélez se vio obligado a izar la bandera blanca. Por dos meses más, San Diego, había resistido el sitio impuesto por los insurgentes.

A simple vista, la conquista de la ciudad de Acapulco y del fuerte de San Diego fue un gran triunfo para el ejército insurgente de Morelos. Pero a la larga, la tardanza en llevar a cabo la capitulación de la guarnición influyó negativamente en las operaciones futuras. El peligroso virrey Calleja tuvo tiempo suficiente para reagruparse y tomar nuevas posiciones.

* Nombrado también Fuerte de San Carlos en honor a Carlos III.

Anterior: Felix María Calleja del Rey es el nuevo virrey.

Siguiente: El Congreso de Chilpancingo o de Anahuac.

 

B