Francisco Javier Mina: la breve campaña

El bravo insurgente español, Francisco Javier Mina, logra una importante serie de triunfos desde el principio de sus operaciones en el noreste de la Nueva España (42).

Francisco Javier Mina había combatido a los franceses de Bonaparte y posteriormente a las fuerzas de Fernando VII. El recién reintegrado monarca, a su regreso, convirtió su reinado en una tiranía absolutista que el afamado guerrillero rechazó desde el principio.

Francisco Javier Mina emprende su viaje a América.-

En Inglaterra fue convencido para abanderar una expedición que se uniera a la guerra de independencia de México. En realidad Mina no abrigaba ningún ideal de libertad americana. Su único afán era combatir a Fernando VII en cualquier frente.

En Estados Unidos tras muchas complicaciones, logró el apoyo económico necesario para iniciar su expedición. Siempre se ha señalado la constante intervención de los grupos masones ingleses y estadounidenses en los sucesos de la guerra de independencia.

Desde su entrada a Soto la Marina el 15 de abril de 1817, Francisco Javier Mina con sólo 300 hombres y una merecida fama de buen guerrillero comienza su camino para reunirse con los jefes insurgentes. De inmediato es enfrentado por fuerzas realistas que de antemano sabían el peligro que representaba el guerrillero español.

Etapa de resistencia de la independencia de México.-

La facilidad con que Mina consigue el triunfo en las primeras batallas (aún con inferioridad numérica) sólo hacen que su fama crezca a niveles exagerados:

  • 8 de junio en Valle del Maíz contra el jefe realista Villaseñor.
  • 15 de junio en Peotillos contra Benito Armiñan.
  • 19 de junio en Real de Pinos comandada por López Portillo.

Pero su buena estrella empezó a extinguirse en un inútil ataque a la ciudad de León del 27 de julio de 1817. Ataque mal preparado con informes inexactos de la situación de la plaza. Mina, tuvo que salir huyendo, después de una gran defensa por la guarnición de León, para refugiarse en el Fuerte El Sombrero.

El inicio de la caída.-

La pequeña fortificación ya estaba rodeada por la poderosas fuerzas del mariscal Pascual Liñan que pronto sometieron al fuerte a un duro asedio. Francisco Javier Mina, tras algunos breves enfrentamientos, se vio obligado a sufrir el sitio de su posición desde el 1° de agosto.

El Sombrero, inexplicablemente, no tenía reservas de agua ni de alimentos y se encontraba en una mala posición estratégica. Poco tiempo bastó para que la situación de los ocupantes del fuerte se volviera tan desesperada que Mina logró traspasar las lineas para buscar apoyo, pertrechos y víveres. Cuando regresó fue descubierto, rechazado y obligado a escapar.

La situación del fuerte era tan insostenible que el 19 de agosto los asediados intentaron una salida fallida. Las mujeres y niños fueron rápidamente apresados mientras que los hombres fueron de inmediato fusilados o pasados a cuchillo. El comandante realista Liñan, sin compasión alguna, ordenó que hasta los heridos fueran ajusticiados.

Para el mes de octubre Mina, después de intentar sin éxito, la toma de la rica ciudad de Guanajuato se instala en el rancho El Venadito.

La captura y fusilamiento de Francisco Javier Mina.-

El comandante español Orrantia, bien informado de la ubicación del jefe insurgente, ataca rápidamente a los rebeldes el 27 de octubre de 1817 y apresa a Francisco Javier Mina.

El 11 de noviembre, Francisco Javier Mina fue fusilado -de espaldas ya que por ser de origen español se le consideraba traidor- en la cima del Cerro del Bellaco.

La campaña de Mina, aunque muy breve, fue muy importante durante el período conocido como “Etapa de resistencia de la independencia de México”.

Anterior: La casi extinta lucha insurgente de 1816.

Siguiente: La incertidumbre en la lucha de independencia.

B