¡Piel bronceada y feliz!

Evita lucir como camarón siguiendo estos consejos para el bronceado perfecto de tu piel.

Si planeas ir a Cancún o alguna hermosa playa de México, ¡recuerda que tu piel es muy importante!

Por: Sophia Danielle

Conócete

Antes de siquiera elegir un traje de baño sexy para la playa es fundamental que cada persona conozca su fototipo, es decir, la capacidad de la piel para absorber la radiación solar. Busca una tabla especializada para conocer tu fototipo y consulta con tu dermatólogo sobre el tiempo de exposición recomendado.

¡Cuida tu piel!
¡Cuida tu piel!

Preparativos

Antes de viajar, es aconsejable hacerse una exfoliación suave para limpiar las células muertas de le piel y prepararla para una mejor absorción de los bronceadores, bloqueadores y aftersun –no hay que olvidar buscar las variedades biodegradables. Es importante saber que incluso si se planea usar bronceador, éste debe incluir un FPS (factor de protección solar) de al menos 15 para que la piel no sufra quemaduras.

¡Cuida tu piel!
¡Cuida tu piel!

Evita el efecto dálmata

Para huir de las manchas y las alergias, es aconsejable aplicar los bronceadores y bloqueadores en todo el cuerpo, incluyendo nariz, párpados, orejas, detrás de las rodillas y empeines.

Asimismo, es indispensable lavarse las manos o cualquier parte del cuerpo que tenga contacto directo con el jugo de frutos cítricos, y los días de bronceado hay que evitar el uso de fragancias, desodorantes o cualquier producto con alcohol.

Sobre todo, los investigadores advierten que aunque luzcan geniales, los tatuajes temporales que se hacen en las playas con henna negra –distinta a la henna natural color café rojizo-, pueden provocar enrojecimiento, ampollas, lesiones o sensibilidad permanente al sol, ya que obtienen su color oscuro al añadirse tinte de cabello color negro al extracto de la planta.

¡Cuida tu piel!
¡Cuida tu piel!

Calendario de bronceado

Para conseguir un bronceado intenso sin ayuda de bronceadores se aconseja beber dos vasos de jugo de zanahoria antes de iniciar la exposición. No obstante, las estrategias para lograr un tono dorado son: beber muchos líquidos para evitar que la piel se deshidrate y favorecer la producción de melanina –protege la piel y da color al bronceado-, y tomar el sol gradualmente.

Los primeros días, las exposiciones deben ser reducidas para que a medida que la piel se torne más dorada, se pueda incrementar el tiempo sin sobrepasar las dos horas y siempre evitando asolearse entre las 11 a.m. y las 4 p.m. -las horas en las que los rayos producen daños graves con pocos beneficios para el bronceado. Aunque el proceso será más lento, se conseguirá un tono más bonito, duradero y seguro.

¡Cuida tu piel!
¡Cuida tu piel!

 

B