La casi extinta lucha insurgente de 1816.

La lucha insurgente, después de la ejecución de Morelos, quedó prácticamente reducida a la nada.

La ejecución y muerte del caudillo insurgente Morelos (22 de diciembre de 1815), dejó a la revolución independentista casi extinta. Sólo quedaban algunos focos de rebelión en diferentes partes del territorio. Vicente Guerrero , Bravo, Victoria y los hermanos Rayón , entre los más importantes.

Las diferencias entre los integrantes del Congreso y los jefes más antiguos del movimiento llegan a alturas insalvables. Don Manuel de Mier y Terán decide disolver el Congreso y apresar a los diputados.

1816.-

Para mediados del año de 1816 la situación del sueño de independencia se encontraba en una fase muy crítica. Muchos experimentados combatientes, viendo la causa perdida, se acogieron al indulto y entregando las armas juraron fidelidad a la corona*.

Francisco Javier Mina.-

En mayo de ese mismo año Francisco Javier Mina se embarca rumbo a América. No obstante su origen español, el bravo y conocido guerrero sale dispuesto a combatir a la tiranía de Fernando VII y a auxiliar a los insurgentes. Para él, luchar contra el rey en España o en sus colonias, significaba el mismo resultado.

Francisco Javier Mina no era un improvisado. Ya había dado muestras de arrojo, estrategia y valor en su lucha contra la ocupación francesa de Napoleón Bonaparte y el posterior absolutismo y tiranía de Fernando VII.

El 30 de junio la expedición de Mina atraca en Norfolk, Virginia. Ahí en Estados Unidos, el español junto al fray Servando Teresa de Mier, busca el apoyo económico necesario para continuar con su viaje a la Nueva España.

Finalmente, y tras muchos contratiempos, el 12 de abril de 1817 Francisco Javier Mina llega a Río Bravo en tres embarcaciones.

El virrey en turno, Juan Ruiz de Apodaca**, que estaba al tanto de los movimientos de Mina y de su desembarco, envío rápidamente un ejército realista comandado por Francisco de Beranger.

Soto la Marina.-

En Soto la Marina, Don Francisco, al mando de una escuadrilla (salida Veracruz), encuentra las embarcaciones que llevaron a la expedición de Mina a tierras novohispanas. Con gran facilidad, los tripulantes abandonaron los navíos y huyeron sin presentar combate. Inexplicablemente, Beranger se conforma y no va en persecución de Mina y se regresa al puerto de Veracruz.

Francisco Javier Mina, con 300 hombres, comienza su valiente expedición en favor de la rebelión insurgente en territorio continental de la Nueva España.

 

 

*Para ese momento Fernando VII era nuevamente el supremo monarca de España y sus colonias.

** Felix María Calleja del Rey había dejado de ser virrey de la Nueva España desde el 20 de septiembre de 1816. En su lugar asumió el cargo Don Juan Ruiz de Apodaca.

Anterior: La dura ejecución y muerte de Morelos.

Siguiente: Francisco Javier Mina: la breve campaña.

 

B