Carbonera, batalla decisiva

Batalla de la Carbonera

Apenas 15 días después de la derrota del ejército francés, por parte del ejército de Oriente al mando del general Porfirio Díaz, en la batalla de Miahuatlán, se verifica un nuevo enfrentamiento militar entre las fuerzas republicanas y las fuerzas invasoras europeas al servicio del Segundo Imperio en la ciudad de Oaxaca. Esta famosa batalla se denominó como La Batalla de la Carbonera.

La ciudad llevaba once días de asedió, cuando al general Porfirio Díaz se le comunica que una columna de 1,500 hombres, integrada con tropas austriacas y francesas, se acerca peligrosamente a la ciudad en auxilio del general conservador Carlos Oronoz.

Las tropas del general Díaz no son muy abundantes, y con el temor de ser superado por el número de soldados, toma una importante y significativa decisión: enfrentar a los refuerzos enemigos antes de que lleguen a su destino.
El 18 de octubre de 1866, a media mañana, en un lugar llamado “La Carbonera” en Telixtlahuaca, Oaxaca, el brillante general ataca con dos columnas a los invasores extranjeros comandados por el austriaco Reex. Los republicanos acometen con tanta energía, desde diferentes flancos, y de manera tan sorpresiva, que logran la victoria en apenas una hora.

Todos los pertrechos y municiones que llevaban los efectivos enemigos, como refuerzo a las tropas de Oaxaca, cayeron, muy a tiempo, en manos del general Díaz, ya que las fuerzas republicanas padecían de escasez de parque.

Esta batalla figura entre las tres más importantes que el bravo general Porfirio Díaz ganó para la causa republicana. La aventura europea y el imperio de Maximiliano de Habsburgo se acercaba a su fin. La siguiente batalla decisiva se daría en Puebla el 2 de abril del año siguiente.