Xel-Há, una maravilla natural que los mayas nos heredaron.

Después de tantas semanas en casa, y a partir del 2 de julio, todos necesitaremos una buena dosis de mar, de aguas cristalinas, de Xel-Há.

Seguro que has visitado muchos acuarios pero nunca uno 100% natural, eso es Xel-Há, un precioso parque ecológico en Cancún y muy cerca de Tulum, en Quintana Roo que reabrirá sus puertas desde el 2 de julio.

Xel-Há cuenta con una magnífica caleta en la que el agua subterránea de la península de Yucatán se une al mar Caribe, ¿imaginas el espectáculo?

Fue utilizada en la época prehispánica como puerto de abrigo, centro de comercio y refugio para navegantes, además de representar una reserva alimenticia durante el mal tiempo.

Ahora, es uno de los primeros destinos que tenemos en mente para cuando la cuarentena y las autoridades nos permitan volver a viajar. 

Peces tropicales, ríos, cenotes y, por supuesto, el marco perfecto para practicar diversas actividades extremas te esperan en este parque con una extensión de 70 hectáreas de tierra y 14 de agua. 

Desde noviembre de 1994, es uno de los destinos preferidos de nacionales y extranjeros, el color celeste del agua de la zona encanta a cualquiera. 

Puedes, además de snorkelear en su caleta natural, hacer tours guiados por la selva, pasear en lancha y comer delicioso en alguno de sus restaurantes. 

Xel-Há
Xel-Há

Sin embargo, pase lo que pase, no te pierdas del Faro Mirador Xel-Há que, como su nombre lo dice, permite admirar desde lo alto esta maravilla natural. 

Y si crees que la vista es su único atractivo, ¡te equivocas! Puedes deslizarte cuantas veces quieras en cuatro toboganes abiertos a 40 metros de alturas, ¿quién dijo miedo?

La forma más fácil de llegar a éste parque es desde la zona arqueológica de Tulum, se encuentra a solo 16 kilómetros. Si decides llegar en tu propio vehículo o rentar un auto, te dará gusto saber que el estacionamiento es amplio y gratuito. 

Puedes ir en plan romántico, llevarte a toda la familia o escaparte solo, verás que volverás a casa y no serás el mismo. 

Xel-Há es una palabra maya, compuesta por “xel” que significa “entrada” y “há” que significa “agua”, es decir, “lugar donde nace el agua”. 

Así que, mientras llega el momento de ir a Xel-Há, hagamos planes. Yo te recomiendo el boleto “Todo incluido” para que, en lugar de preocuparte por los detalles, te dediques solo a disfrutar. 

Recuerda que los menores de 4 años entran gratis y, de los 5 a los 11 años, pagan solo la mitad del boleto. Ahorrar es de sabios. 

Nos vemos muy pronto en Xel-Há. 

Belem Capetillo