Guachimontones: Las pirámides de Teuchitlán.

Los Guachimontones, un antiguo asentamiento prehispánico ubicado en el municipio de Teuchitlán, al oeste de Guadalajara, Jalisco.

Phil Weigand y Acelia García fueron los descubridores del sitio arqueológico mexicano de Guachimontones. Phil siempre fue un entusiasta de la arqueología y la naturaleza. Nacido en 1937 en Omaha, Nebraska, desde los 14 años tuvo interés en las civilizaciones antiguas, participando como voluntario con el afamado arqueólogo Glenn A. Black en algunas excavaciones en Indiana.

Pasado el tiempo, su curiosidad lo llevó a Zacatecas y luego a Chapala, donde conoció a Acelia, quien sería su esposa y principal impulsora de su trabajo.

Tras concluir la licenciatura en Historia Antigua en la Universidad de Indiana, Phil y Acelia regresaron a México para hacer uno más de sus viajes. En esa ocasión, para encontrar vestigios de casas prehispánicas en las cercanías de unas tumbas de tiro en el municipio de Etzatlán.

Sin embargo, lo que descubrieron marcó su trabajo arqueológico para siempre: estaban ante vestigios de un altar y varias plataformas en un arreglo circular, estando la tumba al centro de una de estas plataformas.

A partir de ahí comenzó una investigación de 40 años, con formas arquitectónicas nunca antes vistas en Mesoamérica.

Guachimontones

El sitio actual abarca 90 hectáreas, ¡aunque solamente se ha explorado el 1.3 por ciento del área! Estiman que esa zona tiene una antigüedad de más de 2000 años, con un auge entre los años 200 y 400 de nuestra era, cayendo hacia el 900.

¡Se estima que llegó a tener 24 mil hectáreas de extensión y una población de alrededor de 40 mil personas!

Lugar de Guajes.

La cultura Teuchitlán (habitantes de los Guachimontones) se especializó en la utilización de la obsidiana en sus artesanías y esculturas, así como otros materiales como malaquita, piedra verde, las pinturas pseudo-cloisonné en concha, entre otras. 

Estuvo muy vinculada con la agricultura, logrando desarrollar un sistema de riego que traspasó a su época.

Esta región consiste en estructuras en forma de círculos concéntricos, utilizados para adorar a sus dioses, principalmente a Ehécatl (Dios del Viento). 

Al centro, la estructura circular principal conocida como el Gran Guachi, cuyos pisos son un calendario exacto de 52 años.

Mide 125 metros de diámetro y tiene 12 plataformas rectangulares, de las cuales solamente cinco se han excavado. El altar central mide poco más de 50 metros de diámetro y el patio que lo rodea tiene 23 metros alrededor del altar.

Se desconoce la altura original del altar central debido al saqueo de piedra al paso del tiempo, pero se calcula que medía al menos 3 metros más de altura. No se sabe cuántos escalones tenía, ni se sabe con certeza si poseía un altar sobre su cúspide, como es el caso de La Iguana, otra de sus pirámides circulares.

Juego de Pelota

Al igual que otras culturas mesoamericanas, tenían su propio juego de pelota. La diferencia es que aquí la bola de hule no pasaba por un aro de piedra, sino que debía llegar al área del equipo contrario. El equipo que tuviese menos bolas de su lado, ganaba.

1000 años después del abandono de Guachimontones, el lugar está siendo reestructurado y redescubierto, ¡y nos ofrece una perspectiva de un mundo antiguo completamente distinto al nuestro!

Texto: Eduardo Flores Albornoz.

Imagen: Esteban Tucci.