General Porfirio Díaz Mori

Con la entrada exitosa a la ciudad de México del General Jesús González Ortega, al mando del ejército liberal, y con la consiguiente disgregación de las fuerzas conservadoras, queda allanado el camino a dos hechos significativos de la historia de México: la segunda invasión francesa a nuestro país y la inserción en la vida política de la república de Porfirio Díaz.

El ahora General obtiene una curul como diputado por el estado de Oaxaca en el Congreso de la Union, el cual y desde 1845, sólo estaba conformado por la Cámara de Diputados. El 15 de junio de 1861 Benito Juárez García fue declarado presidente constitucional de la república y apenas un mes más tarde, emitió un decreto que suspendía todos los pagos de deuda pública nacional e internacional.

Este decreto provocó la ruptura de relaciones con los gobiernos de Inglaterra y Francia. Mientras el gobierno de Juárez hacía negociaciones para evitar el inminente enfrentamiento, en el viejo continente la facción conservadora realizaba sus propios arreglos con el fin de instaurar una monarquía con algún príncipe europeo. Napoleón III, emperador de Francia, con el pretexto del conflicto generado por la suspensión de pagos, en flagrante violación de algunos recientes tratados y por su obvia necesidad política de influir en América, decidió continuar con la proyectada invasión a México en enero de 1862.

Las fuerzas militares de Inglaterra y España, que ya habían ocupado Veracruz, optaron por reembarcarse y no participar en el conflicto. El ejército expedicionario europeo apoyado por fuerzas rebeldes conservadoras se presentó frente a la ciudad de Puebla el 5 de mayo de 1862.