Catedral Metropolitana, la más grande de Latinoamérica

Una obra arquitectónica de gran valor, se trata, además, de un espacio lleno de historias que tienes que conocer, ¿sabías que es Patrimonio de la Humanidad?

En el lado norte del Zócalo de la Ciudad de México, encontramos uno de los mayores centros de culto de la religión católica, además, una obra con un gran valor arquitectónico, hablamos de la Catedral Metropolitana. 

Se trata de la sede de la Arquidiócesis Primada de México,  la suma del arte virreinal y colonial. Es, además, la catedral de la Asunción de la Santísima Virgen María a los cielos.

La Plaza de la Constitución en el Centro Histórico de la Ciudad de México es de por sí hermosa, pero la Catedral Metropolitana suma valor al formar parte del mencionado conjunto arquitectónico, Patrimonio de la Humanidad desde 1987.

Es la catedral  más grande de Latinoamérica y uno de los templos más emblemáticos del mundo. Fue construida a lo largo de tres centurias, en esta obra podemos reconocer elementos renacentistas, barrocos y neoclásicos.

Estilo.-

Se construyó por orden de Hernán Cortés en 1525, pero todo comenzó en el área que hoy ocupa el jardín del Guillermo de Balbás, aquella primera construcción fue bastante menos relevante que la que hoy conocemos. 

En 1562 fue que la Colonia ordenó derribar aquel templo y construir uno nuevo, esta vez sobre las calles de República de Guatemala y Constitución.

Construcción catedral Metropolitana.-

Tras décadas de trabajos, en 1623 se concluye la construcción de la Sacristía, un recinto que alberga diversos tesoros religiosos, entre ellos, murales de los dos pintores más sobresalientes de la Nueva España: Juan Correa y Cristóbal de Villalpando. 

Campanario de la Catedral Metropolitana
Campanario de la Catedral Metropolitana

El exterior de la catedral  no se finalizó sino hasta 1813 cuando tras siglos de trabajos, es designado el arquitecto Manuel Tolsá para diseñar y concluir fachadas y campanarios. Sí, el responsable también de la estatua ecuestre de Carlos IV, “El Caballito” original. 

La catedral evidencia la técnica “horror vacui​”, es decir, “horror al vacío”, no hay un solo espacio sin decorar. 

Los imperdibles son el retablo de los Reyes y la Capilla Real del arquitecto Guillermo de Balbás, muestran una fantasía barroca de columnas recubiertas por chapa de oro. 

La Catedral Metropolitana permanece abierta de lunes a domingo de 8 a 20 hrs., vale la pena que elijas una visita guiada, tienen un encanto especial (e información muy interesante). 

Belem Capetillo