Barrancas del Cobre en Chihuahua

La cima Tarahumara y las Barrancas del Cobre

Este famoso cañón, también conocido como Barrancas del Cobre, se encuentra en la Sierra Tarahumara, al noreste del estado de Chihuahua.

Por Paulina Sánchez Vázquez

El Cañón del Cobre reúne grandes tesoros entre los que se cuentan la barranca más importante del país, el hogar de los Rarámuris y… ¡una tirolesa de 1,113 metros de largo!

Las Barrancas del Cobre

Su sistema de seis cañones repartidos en 600 km de longitud es aun más extenso y profundo que el famoso Gran Cañón de Arizona, por lo que se ha convertido en un importante foco de atracción para aventureros y románticos que gustan de los paisajes megalíticos y de las experiencias de altura.

Entre visitas a las comunidades Tarahumaras que aún pueblan el sitio, campamentos, paseos en teleférico, escalada, recorridos por la ruta de tren Chihuahua al Pacífico y vuelos en helicóptero, una visita a las Barrancas sin duda puede dejar a cualquier visitante sin aliento.

La tierra de los Tarahumaras

La tierra del cobre Los Tarahumaras o Rarámuris (significa “pie corredor” o “los de los pies ligeros”, según el historiador Luis Alberto González) son nativos del territorio chihuahuense y se cree que ellos, a su vez, tienen como antepasados a los mongoles provenientes de Asia quienes atravesaron el estrecho de Bering hace unos 30,000 años.

Historia

Los primeros grupos tarahumaras vivían de la agricultura, la caza y a recolección y se caracterizaban por ser bastante belicosos. Por ello, hacia el siglo XVII, cuando tuvieron su primer contacto con los misioneros jesuitas, surgieron varios levantamientos entre los pueblos quienes protestaban contra la labor evangelizadora.

Finalmente, el gobierno novohispano optó por una fuerte represión, lo que los empujó a huir a la sierra. Ello les permitió conservar su cultura aunque matizada por un singular sincretismo existente aún hoy en día. No obstante, los mineros fueron los encargados de generar el mayor impulso colonizador.

Hacia finales del siglo XVII, al descubrir grandes minas de cobre en la región, optaron por poblar rápidamente la zona para lograr una mayor explotación de este recurso. Fue así que el cañón recibió el nombre que conserva hasta la actualidad.

Barrancas del Cobre en Chihuahua
Barrancas del Cobre en Chihuahua

Sitios turísticos en Barrancas del Cobre

Del pasado prehispánico a la huella jesuita Culturalmente, Barrancas del Cobre tienen mucho que ofrecer a los turistas, y parte de ello son las visitas a las más de 50 misiones que fundaron los jesuitas a lo largo de la sierra. Entre ellas, la primera fue la de Santa Inés de Chínipas, establecida en 1626, la cual fue seguida de otras cuyas iglesias aún se conservan como las de Bocoyna, Sisoguichi, Cerocaui, Guaguachique, Norogachi, Cajurichi, Satevó y Cuzárare.

Aunado a las construcciones religiosas, en la Sierra Tarahumara también hay importantes sitios arqueológicos entre los cuales destaca el del municipio de Madera con sus casas de adobe. Si son museos los que se buscan, en Creel está el Museo de Paleontología y el Museo de Arte Sacro de San Ignacio de Loyola, mientras que en Guachochi se encuentra el Museo Comunitario Rarámuri con diversas muestras culturales y artísticas de los pueblos indígenas de la sierra.

Los colores de la sierra

Las cañadas encierran una biodiversidad única en el mundo. Los ecosistemas que más destacan en ellas son los bosques de pino y encino, cubiertos por fortísimas nevadas invierno tras invierno.

Más abajo, en las barrancas, la vegetación empieza a variar y se torna más parecida a la de climas semitropicales y húmedos, por lo que no es extraño encontrar mangos, naranjos y zapotes, además de café y cacahuate. Asimismo, ahí nacen tres ríos importantes como son el Río Fuerte, Mayo y el Yaquí que se extienden hasta los territorios sonorense y sinaloense. Naturalmente, estos distintos entornos dan lugar a la presencia de fauna muy variada, entre la que resaltan más de 200 especies de aves, reptiles y anfibios.

Vistas de Barrancas del Cobre

El teleférico ubicado en la Estación Divisadero en las Barrancas recorre una distancia de 2.8 kilómetros –es el tercero más largo del mundo- a 400 metros de altura. Éste entró en servicio en septiembre de 2010, y desde sus cubículos es posible encontrarse con algunas de las vistas más espectaculares del cañón.

Barrancas del Cobre en Chihuahua. El Chepe
Barrancas del Cobre en Chihuahua. El Chepe

El Chepe

Por otra parte, El Chepe, como se conoce comúnmente al tren que atraviesa Chihuahua desde 1961, cubre un tramo entre Divisadero y Los Mochis en el que pasa por largos puentes –tiene 37 en total- sobre ríos caudalosos y acaricia acantilados precipitados que realmente atraen a los viajeros, si bien sugieren una emocionante sensación de vértigo y adrenalina. De hecho, el tren hace una parada en Divisadero de unos 15 a 20 minutos, permitiendo que los pasajeros gocen y fotografíen las maravillosas panorámicas de Cobre, Ulrique y Tararecua.

En total, el viaje en tren desde Chihuahua hasta el estado vecino de Sinaloa, es de unas 14 horas, pero éstas parecen pocas a los viajeros que disfrutan su impecable servicio de alimentos y bar mientras se deleitan con vistas inolvidables.

¡Adrenalina!

Ahora bien, si se trata de sentir la adrenalina a flor de piel, entonces se debe visitar el Parque de Aventuras Barrancas del Cobre con sus siete tirolesas y dos puentes colgantes, además de una vía ferrata con rappel, escalada en roca y paseos a caballo.

La seguridad no es un punto de preocupación, ya que antes de cualquier intento, los guías asignados ofrecen una muy completa capacitación. El verdadero reto está, más bien, en atreverse a enfrentarse al vacío y a dejarse llevar por la emoción de la velocidad.

No obstante, bien vale la pena vencer cualquier miedo percibido ante lanzarse de una de las más altas tirolesas del mundo –tiene 450 metros de altura- por disfrutar del paisaje y ver también, desde la distancia, a la pequeña comunidad rarámuri de Bacajípare.

¡Bajan!

El cañón y sus alrededores incluyen varias ciudades y poblaciones que deben formar parte de cualquier recorrido turístico. Por ejemplo, Creel, el punto más alto de la ruta de El Chepe es un centro importante para el turismo y el comercio. Fue fundado sobre lo que fue una ranchería rarámuri y es la localidad más cercana a puntos atractivos como el Lago de Arareko, la Cascada de Basaseachi, la Cascada de Cusárare y Barranca del Cobre. Además, cuenta con lagos, bosques y cascadas, así como atractivos arquitectónicos como la iglesia estilo neogótico de Cristo Rey y Nuestra Señora de Lourdes.

Arte Rarámuri

Aunado a ello, el arte rarámuri se hace presente en la Casa de Artesanías y en San Ignacio Arareko, un pequeño poblado cercano, hogar de indígenas tarahumaras. Junto al Río Batopilas, al fondo del cañón, se encuentra Batopilas, un pueblo establecido por los españoles a partir del descubrimiento de una rica mina de plata. La población aún conserva sus características coloniales y desde ella se puede partir para visitar la Misión de Satevo, una de las construcciones novohispanas mejor conservadas de la región.

Urique, Témoris y Cerocahui

También al fondo de una barranca se encuentra el pueblo de Urique, fundado como consecuencia del descubrimiento de una mina en el siglo XVII. Conforme la explotación minera decayó y debido la falta de caminos que lo comuniquen con el resto del estado, el pueblo se vio abandonado y se hundió por un tiempo en el olvido. No obstante, poco a poco ha empezado a recuperar su atractivo y es un área donde el turismo está en proceso de desarrollo. Totalmente contraria es la atención que recibe el pueblo de Témoris, calificado como el lugar más destacado del recorrido del Chepe. Además de ser la localidad más poblada, se distingue por ser muy pintoresca y amigable con el turismo. Igualmente atractivo es el pueblo de Cerocahui, un poblado pequeño cuyo centro histórico alberga la Misión de San Francisco Javier y un internado para niñas tarahumaras quienes deleitan a los visitantes con sus cantos.

Arte rarámuri

La creatividad y la imaginación de los tarahumaras se ve reflejada en los diversos trabajos que realizan en barro, madera y textiles con los cuales elaboran canastos, artículos de cocina, muñecas y prendas. El apoyo a estas comunidades a través de la adquisición de artículos de su producción es muy valioso para la conservación de sus tradiciones y su desarrollo económico. Por ello, algunas de las paradas recomendadas para la compra de artesanía son el pueblo de Juan Mata Ortiz, famoso por la alfarería que trabajan siguiendo técnicas creadas por antiguos artesanos de Paquimé, y el Fuerte, hacia la zona de Sinaloa, donde elaboran sombreros de palma con ala angosta y corona redonda, típicos de la vestimenta tradicional sinaloense.

¿Sabías que…?

La Cascada de Basaseachi, en el río del mismo nombre, es la segunda caída de agua más alta en México con 245 metros de altura.

El Cañón de Cobre es cuatro veces más grande que el Cañón de Colorado. En Barrancas del Cobre se filmó un episodio del programa de televisión A prueba de todo, una guía de técnicas de supervivencia, protagonizado con Bear Grylls,.

Estaciones turísticas de El Chepe:

  • Chihuahua
  • Cucuhtémoc
  • Creel
  • Divisadero
  • Posada Barrancas
  • Bauichio/Cerocahui
  • El Fuerte
  • Los Mochis.

Numeralia

  • 1,879 metros de profundidad de la barranca en Urique
  • 500 Número de personas a las que da servicio el Teleférico de Barrancas del Cobre por hora.
  • 250 mdp Costo de construcción del Teleférico de las Barrancas.
  • 86 Número de túneles que atraviesa El Chepe