Palacio de Bellas Artes, una obra que excede los límites.

¡Descubre los secretos del Palacio de Bellas Artes!

En el Centro Histórico de la Ciudad de México, encontramos una obra arquitectónica sinigual, se trata del Palacio de Bellas Artes, un recinto cultural diseñado por el arquitecto italiano Adamo Boari.

Este palacio es el resultado del encargo de Don Porfirio Díaz a Boari como parte de los festejos del Centenario de la Independencia de México, se buscaba levantar un nuevo Teatro Nacional ya que el antiguo había sido demolido para embellecer a la capital del país. 

Acero, concreto, ónix y mármol son algunos de los materiales que sostienen y adornan esta joya de arte que, por supuesto, excedió su presupuesto inicial. La obra empezó en 1904, pero no fue inaugurada sino hasta 1934.

Ni el estallido de la Revolución en 1910 ni las características del suelo detuvieron la construcción de un recinto único en su género. Una obra ambiciosa que funciona como foro nacional para las artes escénicas y plásticas. 

Es en Eje Central Lázaro Cárdenas esquina con avenida Juárez que se levanta un espacio que exhibe de forma permanente diecisiete obras murales de siete artistas nacionales. 

Interior del Palacio de Bellas Artes
Palacio de Bellas Artes

Interior.-

El Palacio de Bellas Artes, resguarda obras de Diego Rivera, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros, Rufino Tamayo, Roberto Montenegro, Manuel Rodríguez Lozano y Jorge González Camarena. ¡Sí, todos en un mismo espacio! 

Además de admirar las características arquitectónicas de la obra y el predio, el Museo del Palacio de Bellas Artes, ofrece una serie de interesantes actividades para chicos y grandes de martes a domingo de 12:00 a 17:00 hrs. 

Además, tienes que saber que la entrada es libre a estudiantes, profesores, adultos mayores con INAPAM y para todos el domingo. Si quieres tomar una foto o grabar videos dentro del recinto (¡créeme, vale la pena!), hay que pagar un permiso muy barato. 

Un imperdible es la sala principal del palacio, tiene capacidad para más de 1,700 personas. Destaca el telón de antifuego con la imagen en cristal de los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl, pesa ni más ni menos que 24 toneladas y fue encargado a la Casa Tiffany. 

Deja de tomarle fotos por fuera y vive la magia del Palacio de Bellas Artes y cuando termines tu recorrido, continúa por la Alameda Central, el parque más antiguo de América Latina. 

Belem Capetillo